Buscador
Buscador

Claves de la decoración

En esta vivienda se combinan espacios muy naturales con otros más modernos y actuales. El resultado: un conjunto cálido y acogedor.

04/04/2018 Realización/fotos: HF. Texto: Miriam Blanco. Plano: Infografía HF.

Luminosidad, serenidad y ambientes cálidos y acogedores son las características de la decoración que definen a esta vivienda, situada en la localidad barcelonesa de Sant Cugat del Vallés. Sus propietarios confiaron parte de su decoración a Ana Masllorens que, además de elegir telas, colores y estilos, diseñó personalmente algunos de los muebles, como el sofá  pequeño o las sillas del salón, y también decoró las paredes con diversas técnicas de pintura.

Buena distribución
Los 160 m2 de la casa se distribuyen en dos alturas y una buhardilla; además cuenta con un estupendo jardín que se puede contemplar desde todos los rincones de la casa. En la planta baja se ubicaron un amplio salón con el estar en la zona más luminosa, el comedor, junto a la salida, la cocina con un pequeño office y un aseo. La primera planta se destinó a la zona de descanso; cuenta con dos dormitorios y sus correspondientes cuartos de baño. En la planta superior, abuhardillada, se habilitó una zona de trabajo.

Los ambientes más naturales y luminosos
Ana Masllorens fue la encargada de la decoración de toda la casa. Para ello, creó una base en tonos neutros que aplicó a paredes, telas y tapicerías, para dar cierta continuidad visual y mezclar, en un mismo espacio, piezas de diferentes estilos sin que resultara estridente. Así, en el salón combinó un moderno sofá con chaise-longue con mesas de teca, de ligero aire colonial, y piezas de anticuario o con acabado envejecido. Y para darle un aire más acogedor, decoró las paredes con un falso estuco en crudo y molduras en burdeos, incluyendo la parte de la chimenea.

Con respecto a la cocina, la diseñó Lina Batlle, toda en blanco, con muebles de líneas muy actuales con tiradores metálicos embutidos en los frentes. Su distribución en "L"permitió habilitar también una zona de office que, para diferenciarla del resto, se decoró con una estética completamente distinta. En cuanto a los dormitorios, ambos son muy luminosos y acogedores. En el cuarto del niño llama la atención una cenefa pintada a mano con discretos motivos infantiles. Y para los baños, se optó por un aire mucho más moderno; uno de ellos destaca por el atractivo contraste entre los revestimientos de pizarra negra, la pintura blanca de parte de las paredes y los muebles de madera oscura. 

Publicidad

Ver más articulos